panorama numismático panorama numismátic facebooktwitterrss
Revista digital publicada por la Asociación Española de Numismáticos Profesionales

Moneda Medieval


La moneda en la Guerra Civil Catalana de 1462

foto La moneda en la Guerra Civil Catalana de 1462



PEDRO DAMIÁN CANO BORREGO. Durante el reinado de Juan II se produjo un virulento y prolongado enfrentamiento armado en Cataluña entre la Generalitat de Cataluña y parte de la sociedad catalana organizada en torno al partido de la Busca, mayoritarios en el Consejo del Ciento. Este enfrentamiento fue contemporáneo a la conocida como Guerra de los Remensas, campesinos feudales fieles a Juan II de Aragón. Tras diez años de enfrentamientos y con la nobleza catalana prácticamente desaparecida por la tremenda carnicería y arruinada, Barcelona cedió la preeminencia que había tenido en el comercio mediterráneo de la Corona de Aragón a la pujante Valencia.


La profunda crisis que durante el siglo XV sacudió a toda Europa Occidental tuvo su reflejo en Cataluña, empobrecida por las plagas que diezmaron la población rural, la contracción del comercio y la crisis de subsistencia de su población. La crisis económica había llevado a mediados de la centuria a la polarización de la población de Barcelona en dos grupos, conocidos como la Biga y la Busca. El primero, integrado por la oligarquía urbana o ciudadans honrats y algunos mercaderes, de alto poder adquisitivo, se oponía a las alteraciones monetarias. Enfrentado a este partido se encontraba la Busca, el partido de los mercaderes y menestrales, que aspiraban a controlar el gobierno municipal y que eran partidarios de que se tomaran medidas proteccionistas y de la devaluación de la moneda.

En fecha 16 de noviembre de 1454 Juan II concedió en Barcelona el permiso a sus consellers para la labra de medios, tercios, sextos y croats. Dos años después, en la misma ciudad, el 8 de abril de 1456 y de acuerdo con el parecer de la Busca antes visto ordenó que el croat valiese 18 dineros de terno y el florín 13 sueldos. Juan II batió moneda en las cecas catalanas de Perpiñán, Gerona, Lérida y Tortosa. En Perpiñán o Gerona se acuñaron timbres, con oro de 22 quilates y liga de ocho granos, la misma que el florín, divisa internacional de la época. En plata se labraron croats en Perpiñán y tercios de croats con busto coronado en un anverso anepígrafo en Lérida y Tortosa. En la ceca de Gerona se batió numerario de vellón en dineros y óbolos.

Entre las causas de este conflicto fratricida se encuentra también el enfrentamiento entre Juan II y su hijo, el Príncipe de Viana, cuyo encarcelamiento fue utilizado por las Cortes de Lérida para la constitución de un Consejo del Principado para exigir su excarcelación y forzar al monarca a aceptar en la Capitulaciones de Villafranca del Penedés las reivindicaciones de la oligarquía barcelonesa. La repentina muerte del príncipe Carlos precipitó los acontecimientos. En 1462 se produjo un levantamiento campesino contra los malos usos y Juan II, con el apoyo de Luis IX de Francia, entró en el Principado, contra lo cual la Generalitat organizó un ejército para sofocar la revuelta campesina y destituyó al monarca.

El Consejo buscó apoyos, y tras la destitución del monarca en junio, ofreció el título condal al rey de Castilla, Enrique IV, contando además con el apoyo del partido navarro de los beamonteses, enfrentados a Juan II. Las tropas castellanas lograron levantar el sitio de Barcelona, pero ante la división de su nobleza su monarca se vio obligado por el Tratado de Bayona a renunciar al título condal. En este breve periodo se acuñó a su nombre en la ceca de Barcelona numerario áureo y argénteo.

En oro se batió moneda en florines y medios florines, si bien los mismos no tienen marca de ceca, con los tipos tradicionales de la flor de Lis y San Juan Bautista. (Imagen: florín de Enrique de Castilla).

En cuanto a la moneda de plata, se batieron medios y croats con busto coronado a izquierda y roel y tres puntos en reverso. Todas las monedas acuñadas a nombre de este monarca son escasísimas en la actualidad.   (Imagen: Croat de Enrique IV).

El título condal fue ofrecido en 1464 al condestable Pedro de Portugal. Durante su breve reinado de menos de dos años hubo dos periodos monetarios claramente diferenciados. En el primero de ellos, claramente continuista con las emisiones anteriores, se acuñaron medios, tercios, sextos y croats en plata, los croats y los medios croats en la ceca de Barcelona, los tercios en Cervera, Balaguer y Tortosa y los sextos en esta última ceca.
(Imágenes: croat y tercio de croat de Pedro de Portugal).

También se acuñaron medios y florines en la ceca capitalina, aunque sin marca. Debido al maltrecho estado de la economía catalana, el monarca pensó en reducir la pureza de la moneda argéntea, lo que no fue aceptado por los catalanes. Sin embargo, se procedió a la emisión de una nueva moneda con el peso de los florines pero con dos quilates menos de fino y liga de 16 granos, conocida como pacific o pacífico, la misma ley que la del cruzado portugués, con peso de 1 adarme 34 granos, el del florín de Aragón, y valor de 20 sueldos. (Imagen: medio pacífico de Pedro de Portugal).

Esta moneda, a pesar de la rebaja en su ley que suponía, es una joya numismática en cuanto a su gótico diseño. Con un flan mayor que el de los florines, aparece en su anverso el retrato del monarca coronado con cetro en la mano dentro de una orla polilobulada, y en su reverso las barras de Aragón coronadas igualmente dentro de una orla. Se acuñaron en la ceca de Barcelona tanto pacíficos como medios. Esta novedad iconográfica fue posteriormente imitada por su contrincante Juan II en los ducados acuñados tras el conflicto en Valencia y Zaragoza, si bien la ley de estos últimos era de 23,75 quilates.

Según Salat, la labra de los pacíficos debió de llevarse a cabo con posterioridad a 1466, y habría sido una moneda muy abundante y que había sido depositada en grandes cantidades en la Tabla de Comunes Depósitos. Cita que en 1477, una vez terminada la guerra, había en dicha Tabla cuatro mil pacíficos cortos y cercenados, y que se pidió permiso al rey para fundirlos y fabricar, libres de monedaje, medios y cuartos de pacífico.

Al morir Pedro en Granollers en 1466 el título fue ofrecido a Renato I de Anjou, que fue representado por su hijo Juan II de Lorena, y a su muerte por su nieto Juan de Calabria. Renato I había sido depuesto en 1442 como rey de Nápoles, y el reino había sido incorporado a la Corona de Aragón. Durante su reinado se acuñó exclusivamente moneda de oro de cuartos, medios y pacíficos de la misma tipología en la ceca de Barcelona, posiblemente reutilizando antigua moneda áurea devaluada. (Imágenes: pacífico y cuarto de pacífico de Renato de Anjou).

Juan II buscó la alianza con Castilla con el matrimonio de su hijo Fernando con su prima Isabel. Tras un largo asedio, el 8 de octubre de 1472 Barcelona se rindió tras una amnistía general. Las graves fracturas sociales y económicas de este enfrentamiento fueron heredadas por el futuro Rey Católico. Fernando II de Aragón ocupó el Rosellón y la Cerdaña, reformó el consejo y la Diputación barceloneses y adoptó el programa económico para la recuperación de la Busca. La Generalitat sufrió un fuerte desprestigio. En cuanto a las revueltas campesinas, y tras el final de la Guerra de sucesión castellana, se tomó el compromiso de la Sentencia Arbitral de Guadalupe del 21 de abril de 1486, por el que los malos usos fueron suprimidos mediante el pago de sesenta sueldos o sous para indemnizar a sus señores, y el monarca recibió la suma de 50.000 libras.

PÉREZ, J., Isabel y Fernando: Los Reyes Católicos, Editorial Nerea, Hondarribia, 1988.
RIERA MEILS, A., 1359-1518, Historia de la Generalidad de Barcelona y sus presidentes, Vol I., Enciclopedia Catalana, S.A. (editorial), Barcelona, 2004.
RUIZ CALLEJA, A., Las monedas de la Guerra Civil Catalana (1462-1472), blognumismatico.com, http://blognumismatico.com/2017/09/28/las-monedas-de-la-guerra-civil-catalana-1462-1472/.
SALAT, J., Tratado de las monedas labradas en el Principado de Cataluña con instrumentos justificativos, Imprenta de Antonio Brusi, Barcelona, 1818.


 

AENP:

Actualidad
Miembros AENP

Convenciones:

Convenciones nacionales
Convenciones internacionales

Subastas:

Subastas nacionales
Subastas internacionales

Mercado de metales:

Oro, plata, platino, paladio
Cotización

Noticias:

España
UE, América, Resto del Mundo
Entrevistas
Novedades editoriales
Museos y exposiciones
Cursos y conferencias

Artículos:

Moneda antigua
Moneda medieval
Moneda moderna
Billetes
Medallas
Bullion

Enlaces:

Asociaciones
FENAP
AENP
IAPN
Cecas del Mundo
Museos del Mundo

Información:

Contacto
Boletín de noticias
Aviso legal