panorama numismático panorama numismátic facebooktwitterrss
Revista digital publicada por la Asociación Española de Numismáticos Profesionales

Moneda española Edad Moderna


La emisión de moneda de cobre en Filipinas en 1773

foto La emisión de moneda de cobre en Filipinas en 1773



PEDRO DAMIÁN CANO BORREGO. En el mundo numismático se conocen emisiones de cuartillos y octavos de cobre acuñados en el reinado de Carlos III para su circulación en el Archipiélago Filipino. En relación a los mismos, algunos investigadores, como Covarrubias, habían supuesto que estas acuñaciones se realizaron en la ceca de México con destino a su circulación en estas islas, si bien un expediente del Archivo General de Indias muestra que. o bien hubo una emisión contemporánea, o al menos una parte de los mismos, se labraron in situ en la propia ciudad de Manila.


En 1769 se había ordenado a la Casa de Moneda de México la labra de 6.000 pesos en cuartillos de plata para su remisión y circulación en las Islas Filipinas. Entre 1763 y 1782 se batieron cuartos de cobre de 22 a 20,5 milímetros de diámetro, con escudo coronado y cuartelado y leyenda CAR III D G HISP ET IND R en anverso, y león sobre dos mundos con corona de palma alrededor y leyenda VTRUMQ VIRT PROTEGO, F fecha M, en el reverso.

Existen variantes de flores de seis pétalos y de dos pétalos a ambos lados del escudo del anverso. También se acuñaron octavos de cobre, de módulo de 18 milímetros, en los años 1773, 1782 y 1783, con tipos y leyendas iguales a los cuartos. Estos motivos se conservaron hasta el reinado de Isabel II. (Imagen: cuarto de real de Isabel II, 1835)

El expediente estudiado, con referencia Archivo General de Indias, Estado, 47, N.9, en muy mal estado de conservación e incompleto, lo que dificulta su estudio, comienza con un folio que puede inducir a error, y que por ello puede haber pasado desapercibido para aquellos que buscaban la norma que autorizó estas emisiones:

Islas Marianas

Sor de Zea; Los Papeles adjuntos son los únicos que tienen conexión con el Oficio de Hacienda. Al Archivo le parece que deben enviarse, o darse noticia de ellos, según su contexto, pero la Secretaría lo decidirá. No hay memoria ni papel alguno que hable especialmente de las Marianas, sin duda por el olvido y abandono en que han estado.


A pesar de esta referencia a las Islas Marianas, el mismo recoge un resumen de los diversos Autos y deliberaciones de la Real Audiencia de Manila y de la Junta de la ciudad sobre la emisión de maravedíes y ochavos que se habían comenzado a labrar y a distribuir entre la población, rubricados por los Escribanos Receptores de ambas instituciones, Ramón de Erendain y José Sousa Magallanes, entre los meses de enero y abril de 1773.

En el primero de ellos se hace referencia a un Real Auto de 23 de enero y a una consulta de la ciudad para el nombramiento de don Juan Hortís (¿Ortiz?), con el sueldo mensual de quince pesos para la labra de la moneda de cobre, dirigido a la Real Audiencia de Manila y fechado y firmado por Anda, Urueña, Maldonado y Bonilla el 1 de febrero, aprobando dicho nombramiento y asignación de salario. Unos días después, el 6 de febrero, se comunicó este Real Auto a la Junta de la ciudad. (En la imagen, retrato de Simón de Anda y Salazar, Gobernador General de las Filipinas entre 1770 y 1776).

Se incluye asimismo un oficio de la ciudad al Presidente y Oidores de la Real Audiencia de 27 de enero por el que se da cuenta de cuatro diseños de maravedíes y ochavos que se habían comenzado a poner en obra, para su aprobación y para que se continuase su laboreo. Un día más tarde, la Real Audiencia aprobó los diseños y las labores, pero apercibió de la poca limpieza y leve impresión de las armas reales en la moneda de a cuatro que se acababa de dar al público, por lo que se exhortaba a la ciudad a que velase cuidadosamente de su acuñación, siendo una fábrica que requería tanta atención.

El 30 de enero la Sala Capitular de Manila informaba del nombramiento de don Juan Hortís con un salario “nominal de quince pesos quien se afianza para la cantidad de un mil”. En base a las reglas dadas por Bando de 7 de enero, se ordenaba la notificación al público, haciéndoselo saber mediante carteles en los lugares acostumbrados en la ciudad y en sus extramuros, de que se consumiese esta moneda, y que lo mismo se remitiese por secretaría a los gobernadores y corregidores. El documento termina con una comunicación incompleta de la Audiencia de 26 de abril, por lo que no podemos conocer la historia ulterior de esta emisión.

COVARRUBIAS, J.E., La moneda de cobre en México, 1760-1842, un problema administrativo, México, Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México e Instituto de Investigaciones doctor José María Luis Mora, 2000.
DASÍ, T., Estudio de los Reales de a Ocho llamados Pesos - Dólares - Piastras - Patacones o Duros Españoles, Valencia, 1950-1951, T. III.
FONTECHA Y SÁNCHEZ, R. de, La moneda de vellón y cobre de la Monarquía Española (Años 1516 a 1931), Madrid, 1968.
GIL FARRÉS, O., Historia de la moneda española, Madrid, 1976.
PEDRO DAMIÁN CANO BORREGO


 

AENP:

Actualidad
Miembros AENP

Convenciones:

Convenciones nacionales
Convenciones internacionales

Subastas:

Subastas nacionales
Subastas internacionales

Mercado de metales:

Oro, plata, platino, paladio
Cotización

Noticias:

España
UE, América, Resto del Mundo
Entrevistas
Novedades editoriales
Museos y exposiciones
Cursos y conferencias

Artículos:

Moneda antigua
Moneda medieval
Moneda moderna
Billetes
Medallas
Bullion

Enlaces:

Asociaciones
FENAP
AENP
IAPN
Cecas del Mundo
Museos del Mundo

Información:

Contacto
Boletín de noticias
Aviso legal
Política de privacidad