panorama numismático panorama numismátic facebooktwitterrss
Revista digital publicada por la Asociación Española de Numismáticos Profesionales

Oro, Plata, Platino, Paladio


¿Hacia dónde se dirigen los metales preciosos?

foto ¿Hacia dónde se dirigen los metales preciosos?



Los metales preciosos han tenido un comportamiento extraordinario desde enero 2005 hasta julio 2010: en el caso del oro aumentó un 91,2 %; en el de la plata, el 84,1 % ; para el platino el aumento supuso un 75,5 % ; y el comportamiento del paladio supuso el mejor ratio de todos, aumentó en estos cinco años un 126,3 %.


Este año desde enero 2010 hasta julio 2010, las diversas cotizaciones han continuado dando signos de fortaleza. Así el oro ha tenido un alza del 7,8 %; la plata del 6’6%; el platino del 7’3% y el paladio un 21’9%.

Ahora bien estos aumentos se deben ¿al azar, la suerte, la fortuna, el destino o responden a una línea lógica que podía haberse trazado claramente si se hubiera analizado objetivamente el desarrollo y la dirección de los mercados?

El azar, la especulación, las tomas de ganancias, las entradas y salidas de bancos comerciales o centrales en la compra venta de metales preciosos, generan alzas y bajas que sólo alejan de momento o por pequeños períodos el acomodamiento de los mismos a su lógico valor. La pregunta consecuentemente sería. ¿Ese justo o lógico valor, se encuentra más cerca de los 800 dólares onza, de los 2.500 o de los 5.000 dólares la onza?

Es hora entonces de volver a analizar con lógica el futuro y tratar de aplicar el menos común de los sentidos: “el sentido común”. Queda claro a través de la historia económica mundial que, además de los usos industriales en los que se aplican, el oro y la plata han servido fundamentalmente como medio de intercambio, ahorro y refugio o lo que es lo mismo como dinero, sobre todo en el caso del oro.

De la misma manera que la especulación, las tomas de ganancia, etc., solo generan volatilidad momentánea en el curso lógico de los precios, los períodos en los que las grandes corporaciones financieras, gobiernos, etc., inundan de papeles pintados (dinero) los mercados para generar ganancias financieras o solventan con “dinero falso” (bonos, letras de tesoro etc.), los déficit fiscales, solo desvían momentáneamente el inevitable retorno lógico al patrón de cobertura histórico.

Si el oro es la moneda de cobertura frente a las crisis, deberíamos pensar que si se solventan las mismas, su valor tendería a bajar por falta de demanda.

De hecho, brillantes economistas y analistas financieros sostienen que el oro se encuentra en una peligrosa “burbuja”. Para evaluar si estamos realmente dentro de una burbuja lista para explotar, pensemos si la crisis mundial existe o no. Si se ha terminado o está en vías inmediatas de hacerlo, o por el contrario, no solo no ha acabado, sino que todavía está en plena expansión y dispuesta a quedarse un buen rato pegando coletazos a diestro y siniestro y abriendo con cada uno de ellos otras crisis de consecuencias imprevisibles. En mi opinión la más factible es la última opción.

Sería muy extenso referirme puntual y detalladamente a cada una de las grandes crisis que hoy aquejan al mundo económica y políticamente, y además todos Uds. las leen y escuchan cotidianamente en todos los medios de comunicación.

España, Grecia, Portugal, Irlanda enfrentan graves crisis económicas. Toda Europa esta convulsionada frente al aparente fracaso del euro y Alemania está harta de sostener a los que hicieron mal los deberes incluyendo a su gran amigo americano que por lo mismo, no les permite estabilizar ni su paridad con al dólar ni su mercado interno europeo.

Estados Unidos enfrenta un déficit interno que ha roto todos los parámetros teóricos de la economía y posee una deuda externa impagable. Está metido en otro Vietnam interminable e imposible de ganar (Afganistán) y posee una divisa que vale menos de lo que cuesta fabricarla. Únicamente sustentada por la confianza colectiva y la inercia del mundo frente a la ausencia de una alternativa viable que reemplace al dólar en la economía mundial.

Por su parte, China es el gran motor de la economía mundial, y es el principal acreedor de los EEUU, con más del 70 % de sus reservas en divisas, las mayores del mundo, depositadas en bonos del tesoro norteamericano. ¿Se imaginan a los chinos vendiendo esos bonos?

Claro que no, ningún país se suicida por enterarse de que tiene un peligroso virus latente en su interior, tratando de eliminarlo rápida e irresponsablemente arriesgándose a una infección declarada y terminal.

Un país razonable y China lo es, comienza lenta pero ininterrumpidamente a tomar las medidas correctivas que le permitan expulsar dicho virus causando el menor daño posible.

En el caso de China, están invirtiendo intensivamente en la industria minera y han aumentado sus reservas de oro de 600 a 1.045 toneladas en un lapso de sólo dos años, además de salir al mundo comprando a través de la compañía “China Nacional Gold Group”, minas de oro en Rusia, Mongolia, América del Norte, Australia y África; posicionándose como la compañía minera que contará en el futuro cercano con los mayores recursos auríferos, calculados entre 1.200 a 1.500 toneladas. Para tomar en cuenta ¿no?

También hay que tomar en cuenta que si bien hay países que por problemas de caja han salido a vender oro de sus reservas (Kazajistán, Indonesia y Filipinas) y en un futuro próximo podría ser Grecia que posee 112 toneladas del metal, éstas ventas han sido y serán rápidamente absorbidas por los otros países que aumentan de forma permanente sus tenencias de oro.

Otros países suelen vender oro, mediante “swaps” o sea venta de oro físico con recompra automática a futuro de lo vendido, con el agregado lógico del costo financiero, lo que les garantiza no desprenderse del preciado, seguro y cada vez más escaso metal.

Las argumentaciones financieras demuestran un “atraso cambiario” en el valor de la onza de oro y de cuya actualización surgiría un valor no menor a los 2.500 dólares por onza a día de hoy. Queda claro que independientemente de la lógica y esperable volatilidad, la tendencia del precio del oro es claramente ascendente en el mediano y largo plazo.


Sergio Sztycberg
Presidente de Metales Venus S.A

 

AENP:

Actualidad
Miembros AENP

Convenciones:

Convenciones nacionales
Convenciones internacionales

Subastas:

Subastas nacionales
Subastas internacionales

Mercado de metales:

Oro, plata, platino, paladio
Cotización

Noticias:

España
UE, América, Resto del Mundo
Entrevistas
Novedades editoriales
Museos y exposiciones
Cursos y conferencias

Artículos:

Moneda antigua
Moneda medieval
Moneda moderna
Billetes
Medallas
Bullion

Enlaces:

Asociaciones
FENAP
AENP
IAPN
Cecas del Mundo
Museos del Mundo

Información:

Contacto
Boletín de noticias
Aviso legal